El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

AZT - el primer fármaco para el tratamiento del VIH

The first cases of AIDS

AZT is approved for treatment Image courtesy of National Institute of Allergy and Infectious DiseasesEl New York Times fue el primer periódico en informar sobre un nuevo síndrome, observado en las comunidades homosexuales de San Francisco y New York, el 3 de julio de 1981. Hombres anteriormente sanos, algunos de tan solo 20 años, sufrían raras enfermedades que habitualmente solamente padecían las personas mayores, como un cáncer poco frecuente: el sarcoma de Kaposi. En ese momento se consideraba que la investigación tenía “tanta importancia científica como para la salud pública, debido a lo que podía enseñar para determinar las causas de los tipos de cáncer más comunes.”ANCHOR

Se observó que los pacientes presentaban graves deficiencias en sus sistemas inmunológicos, particularmente de los linfocitos T y B, pero no se había visto ningún caso fuera de la comunidad homosexual y, por tanto, no existían pruebas claras de que el síndrome fuese contagiosoANCHOR. En el segundo semestre de 1981, cuando comenzaron a aparecer casos en diferentes grupos sociales, se puso de manifiesto que aquellos primeros casos no eran incidentes aislados.ANCHOR, ANCHOR La enfermedad había aparecido en heterosexuales, incluyendo una mujer, y en usuarios de fármacos intravenosos. La primera incidencia en el Reino Unido se documentó en diciembre de 1981.ANCHOR

El CDC (véanse los enlaces relacionados) bautizó al nuevo síndrome como el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA) en 1982 y se puso de manifiesto que el SIDA se podía transmitir a través de una transfusión de sangre. Para 1983 ya estaba claro que todos los grupos sociales estaban amenazados por la enfermedad, lo que produjo una oleada de pánico, dado que no se conocía nada acerca de la nueva enfermedad (ni siquiera el método de transmisión). Un equipo del Instituto Pasteur de Paris, dirigido por Luc Montagnier publicó su descubrimiento de un virus que, en su opinión, era la causa del SIDA.ANCHOR El virus era un retrovirus llamado virus asociado con la linfadenopatía (LAV). La comunidad científica se mostraba escéptica con respecto a que el virus provocase el SIDA, dado que los retrovirus eran prácticamente inauditos en humanos. Los únicos conocidos fueron estudiados por Robert Gallo, que estaba investigando el vínculo entre el SIDA y el HTLV, una clase de retrovirus humano, en el Instituto Nacional contra el Cáncer en los Estados Unidos.

Para finales de 1983, se habían documentado 3064 casos de SIDA solamente en los Estados Unidos y ya habían muerto 1292 personas.ANCHOR

La identificación de un virus

En enero de 1984, se publicó una investigación que vinculaba una serie de casos de SIDA y sugería que se trataba de una enfermedad de transmisión sexual.ANCHOR Unos meses después, el CDC declaró que, en su opinión, el virus responsable de la enfermedad se había identificado: el virus LAV.

Un día después el equipo de Robert Gallo realizó un polémico anuncio: que habían aislado el virus responsable del SIDA y que se trataba del HTLV-III. A pesar de las incertidumbres, la identificación del virus significó que se podía desarrollar un análisis de sangre para el virus del SIDA y que existía una posibilidad de vacunación. El trabajo de Robert Gallo se publicó en el mes de mayo.ANCHOR Poco después, las empresas privadas comenzaron a solicitar licencias para desarrollar una prueba del SIDA. Unos meses después el equipo de Gallo demostró que el HTLV-III se podía transmitir a los chimpancés cuando se les inyectaba plasma sanguíneo de pacientes de SIDA, proporcionando el primer modelo animal de la enfermedad.ANCHOR Para enero de 1985, otras investigaciones habían puesto de manifiesto que el LAV y el HTLV-III eran el mismo virus,ANCHOR lo que permitió a la FDA conceder licencias a los primeros análisis de sangre para el SIDA (un ensayo sobre la presencia de anticuerpos del virus LAV/HTLV-III). Esto finalmente permitió analizar la sangre de los donantes.

La búsqueda de un tratamiento

Una vez que se supo que el SIDA estaba causado por un retrovirus humano, comenzó la búsqueda de fármacos para su tratamiento. La enzima viral transcriptasa inversa es utilizada por los retrovirus para formar ADN a partir de su ARN viral, una vez que han infectado una célula. Los humanos y otros mamíferos no producen esta enzima, lo que la convierte en una diana obvia del fármaco. La transcriptasa inversa continúa siendo un objetivo fundamental de los tratamientos contra el VIH en la actualidad. El equipo de Gallo había demostrado que un fármaco llamado Suramin, empleado para tratar la tripanosomiasis africana, evitaba que los retrovirus animales empleasen la transcriptasa inversa de forma efectiva in vitro y reducía la propagación del virus en los animales vivos. Descubrieron que la azidotimidina (AZT), otro agente antiviral, evitaba que el virus se reprodujera de una forma similar y, dado que prácticamente carecía de toxicidad en ratas y perros, recomendaron que se investigase como potencial tratamiento para el virus LAV/HTLV-III.ANCHOR

En 1986, el virus fue rebautizado como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) por el Comité Internacional de Taxonomía de Virus, después de que el Instituto Pasteur y el Instituto Nacional contra el Cáncer no hubiesen podido llegar a un acuerdo con respecto al nombre.ANCHOR

Para el mes de septiembre, los primeros ensayos clínicos demostraron que la AZT, que se había desarrollado en la década de los sesenta como agente contra el cáncer, pero que nunca había obtenido una licencia, ralentizaba el progreso del VIH en seres humanos. Mientras tanto, se demostró que la AZT inhibía la transcriptasa inversa en un retrovirus de ratón y se podía estudiar su modo de acción preciso de forma detallada.ANCHOR Después de seis meses en el ensayo clínico, un miembro del grupo al que se le administraba AZT había muerto, frente a los 19 del grupo del placebo. El ensayo se detuvo, a fin de poder administrar AZT al grupo del placebo, ofreciéndole mayores posibilidades de supervivencia y convirtiendo la AZT en el primer fármaco aprobado para el tratamiento del VIH y el SIDA.ANCHOR


Referencias

  1. Altman, L.K. (1981) ‘Rare cancer seen in 41 homosexuals’, The New York Times, 3rd July
  2. (1981) MMWR weekly, Vol 30, 28th Aug
  3. Masur H., Michelis M.A., Greene J.B., Onorato I., Stouwe R.A., Holzman R.S., Wormser G., Brettman L., Lange M., Murray H.W. and Cunnigham-Rundles S. (1981) 'An Outbreak of community acquired Pneumocystis carinii pneumonia: initial manifestation of cellular immune dysfunction', The New England Journal Of Medicine, 305 (24):1431-1438
  4. Dubois, R.M., Braitwaite, M.A., Mikhail, J.R. et al., (1981) 'Primary Pneumocystis Carinii and Cytomegalovirus Infections', The Lancet, ii, 1339
  5. Barre-Sinoussi et al, Isolation of a T-lymphotropic retrovirus from a patient at risk for acquired immune deficiency syndrome (AIDS), Science, 220, 868-871
  6. AIDS Activity Center For Infectious Diseases Centers For Disease Control (1983) 'Acquired Immunodeficiency Syndrome (AIDS) weekly surveillance report- United States', December 22
  7. Auerbach D.M., Darrow, W.W., Jaffe, H.W, and J.W Curran (1984) Cluster of cases of the acquired Immune Deficiency Syndrome-patients linked by sexual contact, American Journal of Medicine, 76, 487-492
  8. M Popovic, MG Sarngadharan, E Read, and RC Gallo (1984), Detection, isolation, and continuous production of cytopathic retroviruses (HTLV-III) from patients with AIDS and pre-AIDS Science 224, Issue 4648: 497-500.
  9. Marx J.L. (1985), 'A virus by any other name?', Science, March 22
  10. Alter H.J. et al. (1984) Transmission of HTLV-III infection from human plasma to chimpanzees: an animal model for AIDS. Science. 226(4674):549-52
  11. Mitsuya, H et al. (1985) 3’-Azido-3’-deoxythymidine (BW A509U): an antiviral agent that inhibits the infectivity and cytopathic effect if human T-lymphotropic virus type III/ lymphadenopathy-associated virus in vitro, Proc. Natl. Acad. Sci. USA. 82, 7096-7100
  12. Coffin J., Haase A., Levy J.A., Montagnier L., Oroszlan S., Teich N., Temin H., Toyoshima K., Varmus H., Vogt P., Weiss R.A., (1986) 'What to call the AIDS virus?', (Letter), Nature, 321:10
  13. Ruprecht, RM et al. (1986) Suppression of mouse viraemia and retroviral disease by 3'-azido-3'-deoxythymidine. Nature 323, 467 – 469
  14. Fischl M. A., Richman D. D., Grieco M. H., Gottlieb M. S., Volberding P. A., Laskin O. L., Leedom J. M., Groopman J. E., Mildvan D., Schooley R. T., et al. (1987)''The Efficacy of azidothymidine (AZT) in the treatment of patients with AIDS and AIDS-related complex, a double-blind, placebo-controlled trial', The New England Journal Of Medicine, Vol. 317: 185-191

Main menu
Select a language
Search
Loading