El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

Aislamiento de la insulina

Created by Isaac Yonemoto from NMR structure. Reproduced under a creative commons licence.La diabetes se conoce desde hace miles de años. Los síntomas incluyen una sed insaciable, rápida pérdida de peso, cansancio y la eliminación de grandes cantidades de orina azucarada. La diabetes de tipo I o dependiente de insulina puede ser mortal rápidamente, a menos que se trate reemplazando la insulina de la que carece el torrente sanguíneo. El descubrimiento, el aislamiento y la purificación de insulina en la década de los años veinte supusieron un importante avance médico, evitando la muerte prematura de muchos pacientes.

La historia de la diabetes

La diabetes ya era objeto de investigación en el siglo XVIII. En 1788, Thomas Cawley observóANCHOR, que los pacientes que habían muerto de diabetes presentaban daños en el páncreas. Sin embargo, en esos momentos no había forma de averiguar si esto era una causa o un efecto: habría podido observar también cambios en el riñón, los ojos, los vasos sanguíneos o los nervios de estos pacientes. Ninguno de ellos es la causa de la diabetes: todos ellos son efectos de la enfermedad.

En 1889, Joseph von Mering y Oskar MinkowskiANCHOR demostraron que al extraer el páncreas a los perros se producía la diabetes. Esta fue la primera demostración de que existía un factor antidiabético producido por el páncreas, que permitía al organismo aprovechar los azúcares de la sangre adecuadamente. Este factor fue denominado insulina por Schafer en 1915, algunos años antes de que fuese realmente identificado o aislado.

Tras el descubrimiento de von Mering y Minkowski, se produjeron varios intentos fallidos de aislar la insulina. Uno de los más importantes fue el de Georg ZülzerANCHOR, que utilizó alcohol en lugar de agua para extraer insulina y fue capaz de obtener preparados activos. En 1909 Forschbach utilizó perros a los que se les había extirpado el páncreas como modelo para la diabetes, demostrando que uno de estos extractos podía reducir su azúcar en sangre en un 90%. Lamentablemente, las impurezas del extracto hacían que este preparado de insulina también elevase la temperatura del animal. Se hicieron intentos de producir extractos más puros y se trató a dos pacientes diabéticos en estos ensayos, pero ocurrieron unos efectos tóxicos similares, por lo que se interrumpió el uso de los mencionados extractos.

Purificación de la insulina

Trabajando en Toronto, el cirujano Frederick Banting y el estudiante de medicina Charles Best comenzaron sus intentos de producir insulina en 1921. Para finales de ese año, habían demostrado con experimentos clásicos que los extractos pancreáticos reducían el azúcar en sangre, eliminando azúcar de la orina de los perros a los que se les había extirpado el páncreas.ANCHOR Sin embargo, una vez más, estos extractos produjeron una fiebre inaceptable tras inyectarlos en pacientes diabéticos.

Cuando el bioquímico, James Collip, se unió al equipo de Toronto pronto preparó una insulina a partir del páncreas de vacuno lo suficientemente pura como para tratar a los pacientes diabéticos.ANCHOR Lo consiguió utilizando una técnica de extracción de alcohol para producir soluciones que contenían diferentes proteínas. Para comprobar si había insulina presente en cada una de las soluciones y en qué cantidad, midió su actividad, controlando los niveles de azúcar en sangre de los conejos tras inyectarles las diferentes soluciones. Collip desarrolló una medición de la actividad basada en la capacidad del extracto para reducir el azúcar en sangre de los conejos. Esta se utilizó para estandarizar los extractos,ANCHOR lo que supuso un paso esencial, dado que una sobredosis de insulina puede ser mortal.


Los extractos de Collip se utilizaron con éxito en perros y posteriormente en pacientes, en 1922, con resultados espectaculares. El artículo fue descrito por el British Medical JournalANCHOR como "una contribución magnífica para el tratamiento de la diabetes".


Referencias

  1. Sharpe R (1988) The Cruel Deception.
  2. Thorsons Von Mering J & Minkowski O (1889) Diabetes mellitis nach pankreas extirpation. Archiv Exp Path Pharmak 26, 371
  3. Bonta I (1983) Folklore, Druglore and Serendipity in Pharmacology, in Discoveries in Pharmacology, vol 1 Ed Parnham M & Bruinvels J. Elsevier
  4. Bliss M (1983) The Discovery of Insulin. Paul Harris, Edinburgh
  5. Pratt J H (1954) A reappraisal of researches leading to the discovery of insulin. J Hist Med 9, 281
  6. Macleod J (1922) Insulin and diabetes Brit Med J 2 833
  7. Anon (1922) Brit Med J 2 , 140

Main menu
Select a language
Search
Loading