El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

La penicilina protege a los ratones frente a las infecciones

La historia del descubrimiento de la penicilina por Sir Alexander Fleming es bien conocida. En 1929 descubrió un moho creciendo en una placa de vidrio de su laboratorio que parecía matar las bacterias que estaba cultivando. En sus estudios complementarios, el caldo de penicilina bruto que había extraído del moho no era tóxico para los conejos ni para los ratones.ANCHOR Sin embargo, desaparecía rápidamente de su sangre y parecía funcionar muy lentamente en el tubo de ensayo.

Estos resultados llevaron a Fleming a pensar que la penicilina únicamente sería útil como antiséptico para las infecciones superficiales y no como un antibiótico potente para las infecciones generales. Después de esto, poco se obtuvo de su descubrimiento, aunque algunos pacientes con infecciones oculares fueron tratados con éxito mediante la aplicación de extractos impuros de caldo de penicilina en los años treinta.

El enorme número de víctimas de las infecciones sépticas generó un gran interés en el desarrollo de los antibióticos a comienzos de la década de los años cuarenta. Una de las sustancias testadas por los investigadores fue el caldo de penicilina bruto de Fleming.

Howard Florey y Ernst Chain, en su búsqueda de posibles antibióticos en la Universidad de Oxford en 1940, utilizaron la prueba de protección del ratón. Este ensayo con animales se describió por primera vez en 1911 y se convirtió en una prueba de uso rutinario en 1927. Para la prueba, Florey y Chain inyectaron en ocho ratones una suspensión de bacterias letal y a cuatro de ellos también se les administró penicilina.ANCHOR Los cuatro ratones que recibieron la penicilina sobrevivieron y el resto murió, lo que demostró de forma definitiva que la penicilina funcionaba como un antibiótico contra infecciones bacterianas graves. Fue esta prueba la que inició a Florey, Chain y Heatley entre otros en el largo camino hacia la purificación y producción masiva de la penicilina.

En 1945, Alexander Fleming, Ernst Chain y Howard Florey recibieron el Premio Nobel por el descubrimiento y el desarrollo de penicilina.


Referencias

  1. Fleming A (1929) Brit J Exper Path 10, 226
  2. Florey H (1953) Conquest 41, 4

Main menu
Select a language
Search
Loading