El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

Virus del herpes equino

El herpes equino es una enfermedad extendida y mortal que afecta a caballos, causada por el virus del herpes equino 1 (VHE-1). Asume varias similitudes con los virus del herpes humanos, incluidas la varicela, el herpes labial y el herpes genital. Puede que la capacidad del virus para mantenerse latente durante años en animales infectados haya impedido los intentos de prevenir su propagación.

Síntomas
Propagación
Investigación
Referencias

Síntomas

Compartir bridas ayuda a la propagación del virus VHE-1 entre caballosA menudo los primeros síntomas son secreción nasal, pérdida de apetito, fiebre e inflamación. El virus ataca al sistema respiratorio, reproductivo y al sistema nervioso central, y se va extendiendo por todo el cuerpo de forma gradual. Esto puede causar incontinencia, imposibilidad de levantarse y muerte del feto en yeguas preñadas.

Propagación

La secreción nasal, muy parecida a los estornudos en humanos, resultan un medio potente para la propagación del virus. En lugares dónde varios caballos comen del mismo dispensador o comparten bridas, el virus se transfiere con rapidez. Cuando existe algún caso sospechoso de ser portador del virus, los establos se mantienen en cuarentena para contenerlo, pero a menudo los peores brotes ocurren como secuela posterior a los concursos hípicos. En 2011, durante el espectáculo Ogden Horse Show en Utah, EEUU, un único caso de herpes se extendió a gran número de caballos y a la vuelta a su estado de procedencia propagaron la enfermedad a nuevos establosANCHOR,ANCHOR. TEsto llevó a decretar cuarentenas en los establos afectados y tuvieron que cancelarse otros muchos eventos.

El virus se encuentra tan extendido que la mayor parte de los caballos se infectarán, habitualmente durante sus primeros años de vida. Este patrón presenta una similitud sorprendente con los virus del herpes que causan varicela y herpes labial en humanos. Con tal prevalencia del virus equino, limitar los movimientos de los caballos y realizar análisis con frecuencia da pocos resultadosANCHOR.

El virus del herpes equino puede también propagarse más allá de los caballos e incluso afectar a animales no équidos. En 2010, dos osos polares de un zoológico alemán contrajeron el herpes equino que, de alguna forma, las zebras habían propagado. Mientras que las infecciones se mantuvieron latentes en las zebras, causaron encefalitis en los osos, que murieron poco después de infectarseANCHOR.

Investigación

Actualmente la investigación camina hacía el desarrollo de fármacos antivirales para prevenir que el virus se extienda por el organismo. A pesar de que esto poco solucionaría el problema de la transmisión de la enfermedad entre caballos, sí proporcionaría una herramienta para prevenir su progresión más allá de una enfermedad respiratoriaANCHOR

Acyclovir, un fármaco estándar para el virus del herpes que puede usarse para tratar el herpes labial en humanos, no llega a alcanzar dosis suficientemente elevadas en el torrente sanguíneo de los caballos para que resulte efectivo.

En la actualidad no existen vacunas que prevengan por completo la infección por VHE-1, aunque varias de las disponibles ofrecen protección limitada contra algunos aspectos de la enfermedad. Por ejemplo, la Pneumabort K y la Prodigy son vacunas inactivadas que se comercializan para prevenir abortos en yeguas preñadas. A pesar de que la efectividad de las vacunas sólo tiende a durar pocos meses, algunas pueden disminuir las probabilidades de que el virus se extienda entre caballos y así los protege indirectamenteANCHOR.

Otro abordaje para combatir el VHE-1 consiste en el uso de un pequeño ARN de interferencia (ARNi)ANCHOR. Este funciona al unirse al ARN mensajero que instruye a la célula a manufacturar cierta proteína. Al interceptar este mensajero de ARN, la proteína no se fabrica y el virus no puede funcionar correctamente. En 2009, unos investigadores publicaron un trabajo con ratones que mostraba que pequeños fragmentos de ARN de interferencia podrían aplicarse de forma tópica e inhibir la replicación viral y los síntomasANCHOR. En este caso, las proteínas diana fueron la glicoproteína B y la Ori helicasa, que son necesarias para la entrada celular y la replicación genómica, respectivamente. Debido a la naturaleza de este tratamiento resulta muy difícil que el virus desarrolle resistencia. Desde entonces, este abordaje se ha probado en caballos en los que mostró una disminución significativa de las complicaciones neurológicas de la infección por VHE-1, a pesar de tener poco impacto en la cantidad de virus en el organismoANCHOR.



Main menu
Select a language
Search
Loading