El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

La fisiología de la visión

En 1967 el Premio Nobel de fisiología o medicina fue otorgado a Ragnar Granit, Haldan Keffer Harltine y George Wald por sus estudios acerca de los principales procesos fisiológicos y químicos visuales que ocurren en el ojo.

 

George Wald estudió los pigmentos del ojo e identificó vitamina A (hyperlink) en la retina. Este compuesto acababa de ser aislado en el laboratorio de Paul Karner. Wald mostró que cuando el pigmento rodospina (hyperlink), que se encuentra en el ojo, se exponía a la luz se convertía en la proteína opsina (hyperlink) y un compuesto que contenía vitamina A, lo que le sugirió que la vitamina A resulta esencial para la visión. Este investigador elucidó el mecanismo mediante el cual la luz desencadena la actividad de unas células sensoriales del ojo que tienen forma de bastón (hyperlink), el primer paso en la fisiología de la visión.

 

Ragnar Granit identificó los tres tipos de células sensoriales con forma de cono que existen en la retina (hyperlink), cada una de las cuales es sensible a distintos segmentos del espectro de la luz, lo cual nos permite percibir los colores. Granit fue el primero en demostrar que las fibras nerviosas de la retina son sensibles de modo distinto a las diferentes longitudes de onda.

 

Haldman Keffer Harltine profundizó en el tema con estudios anatómicos que muestran cómo los conos y los bastones de la retina se hallan conectados con el cerebro. Estudió la neurofisiología de la visión usando electrofisiología retiniana en artrópodos, vertebrados y moluscos. Obtuvo el primer registro de impulsos eléctricos enviados por una fibra nerviosa individual del nervio óptico al estimularse con luz, usando cangrejo herradura (limulus polyphemus) como modelo animal. Con este experimento mostró que los nervios transmiten información visual al cerebro. También halló que las fibras nerviosas individuales no disparan su actividad del mismo modo: algunas pueden estimularse con luz estática, otras responden después de que la luz ilumina el ojo y otras se activan cuando la luz se atenúa. La comunicación entre células nerviosas también funciona de modo que cuando se estimula un nervio, las otras fibras que lo rodean reducen su actividad. Esta inhibición lateral aumenta el contraste de patrones lumínicos y fortalece la percepción de formas antes de que la información se transmita al cerebro.

 

Así, Hartline mostró que simples mecanismos producidos en la retina constituyen pasos esenciales en la integración de la información visual. La mitad de lo que el cerebro interpreta acerca de lo que el ojo transmite ya está decidido incluso antes de que una imagen alcance la corteza visual.


Main menu
Select a language
Search
Loading