El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

Serpiente yararaca perezosa

La serpiente yararaca perezosa de Brasil (Bothrops jararaca) es una especie de víbora endémica en Sudamérica y la causante de una parte importante de las mordeduras de serpiente que ocurren en esta región. Es el veneno de serpiente mejor conocido en las áreas ricas y densamente pobladas del sudeste de Brasil, dónde fue responsable del 52% (3.446 casos) de mordeduras de serpiente entre los años 1902 y 1945, con una tasa de mortalidad de 0.7% (25 muertes).

Esta víbora usa su veneno para hacer que su presa pierda el conocimiento por una bajada de presión arterial. El veneno de la mordedura de la serpiente provoca hinchazón local, petequias (pequeñas manchas rojas o púrpuras causadas por sangrado dentro de la piel), formación de moretones y ampollas, pero también sangrado de las encías, hemorragia y coágulos de sangre. Estos síntomas pueden ser potencialmente mortales.

Se dice que las tribus locales han usado el veneno de la serpiente yararaca en las puntas de sus flechas para inducir pérdida de sangre y shock. En base a la sabiduría local, científicos del Reino Unido y Estados Unidos empezaron a investigar el veneno y descubrieron un compuesto de interés. Poco después, una empresa conocida como Bristol-Myers Squibb usó el compuesto y patentó el fármaco como propio.

 

 

Inhibidores de la enzima convertidora de Angiotensina (ECA)

La serpiente yararaca de Brasil ayudó a que el primer fármaco derivado de su veneno obtuviese aprobación de la agencia de administración de medicamentos y alimentos de los EE.UU (FDA; Food and Drug Administration) : El Captopril. Este fármaco actúa como enzima convertidora de Angiotensina (ECA), desarrollada a partir de un péptido que el científico Brasileño Sérgio Henrique Ferreira  halló en el veneno de esta especie en el año 1965.

El Captopril anula las principales vías para la constricción venosa que aumentan la presión arterial. Provoca relajación de los vasos sanguíneos, así como disminución del volumen de sangre, lo que desencadena una caída de la presión arterial y reduce la demanda de oxígeno desde el corazón.

Los inhibidores ECA fueron inicialmente aprobados para el tratamiento de la presión arterial elevada (hipertensión), a pesar de que se prescriben también para algunos tipos de insuficiencia cardíaca congestiva y enfermedades cardiovasculares y renales.

 

Enzima hemocoagulasa

La enzima hemocoagulasa derivada del veneno se usa como fármaco antihemorrágico.


Main menu
Select a language
Search
Loading