El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

Sapo de caña

El sapo de caña (Rhinella marina), también conocido como sapo neotropical gigante o sapo marino es en realidad un sapo bufónico terrestre de gran tamaño nativo de Centroamérica y Sudamérica. Fue introducido en Australia en 1935 para controlar la peste del escarabajo de la caña de azúcar pero se considera ahora una plaga en si mismo y su veneno es motivo de especial preocupación. Este sapo está dotado de glándulas venenosas detrás de sus ojos y a lo largo de su espalda. Cuando se siente amenazado, sus glándulas segregan un líquido blanco lechoso conocido como bufotoxina; incluso las larvas de este animal son altamente tóxicas para muchos animales, incluidos los humanos.

Uno de los componentes de la bufotoxina se usa como droga alucinógena en Australia y se clasifica como droga de clase 1 según la ley Australiana, junto con la heroína y el cannabis. Tiene efectos parecidos a los del envenenamiento leve, que incluyen alucinaciones que duran al menos una hora.

 

 

Huachansu

Aún así, estos no son los efectos que buscan los fármacos usados en medicina y quizás el más útil sea el efecto que causa en las células cancerígenas. Los investigadores han hallado que el veneno del sapo de caña tiene propiedades anti-cancerígenas. El veneno mata específicamente las células cancerígenas y deja intactas las células sanas, y a pesar de que no erradica los tumores, enlentece la progresión de la enfermedad en algunos pacientes. Un medicamento chino, el Huachansu, obtenido de secar el veneno de estos sapos, tiene unos niveles de toxicidad tolerables y ralentiza la progresión del cáncer de hígado, colon y páncreas.

            


Main menu
Select a language
Search
Loading