Animales de Investigación

Animales de Investigación

Los modelos animales tienen características físicas o sufren enfermedades similares a las que presentan los seres humanos. Estos permiten realizar comparaciones entre la fisiología animal y humana, y contribuyen a que comprendamos cómo funciona el cuerpo humano. La biología comparativa estudia las diferencias y similitudes entre especies, permitiendo realizar predicciones y extrapolar conceptos de una especie a otra.

Los modelos pueden ser espontáneos, cuando un animal tiene características naturales como las de los humanos o una enfermedad humana, o inducidos, cuando el animal ha sido alterado, por ejemplo, mediante una cirugía o manipulación genética. Los modelos espontáneos muestran cómo algunos factores, como la dieta, la genética, el medio ambiente y la inmunidad, pueden contribuir a una enfermedad. Los modelos inducidos son útiles para estudiar las causas subyacentes de una enfermedad y son una herramienta de investigación común para la identificación de potenciales objetivos de los fármacos.