El recurso internacional para la evidencia científica en la investigación con animales

Loading
Main menu
Select a language
Search
Loading

¿Por qué se usan animales?

Los animales se utilizan en la investigación cuando existe la necesidad de averiguar lo que ocurre en un organismo vivo completo, que es mucho más complejo que la suma de sus partes. Resulta difícil, y en la mayoría de los casos sencillamente imposible, sustituir el uso de animales vivos por métodos alternativos en la investigación.

Existen cuatro razones principales por las que los animales se emplean en la investigación:

Para lograr un progreso del conocimiento científico

El estudio de los animales es una parte fundamental de este proceso de investigación. Muchos procesos celulares básicos son iguales en todos los animales y los cuerpos de los animales son como los de los seres humanos a la hora de realizar muchas funciones vitales, como la respiración, la digestión, el movimiento, la vista, la audición y la reproducción. Para tratar la enfermedad, los médicos y científicos deben entender cómo funciona el organismo sano. Esto, a su vez, permite entender lo que le ocurre al organismo cuando caemos enfermos y cómo se puede poner bien.

Muchos conocimientos acerca de las funciones y la anatomía corporal se deben a las conclusiones científicas de la investigación con animales. La comparación de diferentes especies y el estudio de las diferencias y similitudes entre ellas permiten conocerlas mejor. Incluso los animales simples se pueden utilizar para estudiar sistemas biológicos complejos, como el sistema nervioso o inmunitario, que presentan la misma organización básica y cumplen la misma función en todos los animales. Así, por ejemplo, se ha aprendido mucho sobre la función de las neuronas estudiando el axón del calamar gigante. La información de este tipo de trabajos se puede aplicar después a animales más complejos y a los seres humanos.

Read more

Read less

Back to the top

Como modelos para el estudio de una enfermedad

Los seres humanos y los animales comparten cientos de enfermedades y, por lo tanto, los animales pueden actuar como modelos para el estudio de las enfermedades humanas. Por ejemplo, los conejos sufren arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias) y enfermedades como el enfisema, así como defectos congénitos como la espina bífida. Los perros sufren cáncer, diabetes, cataratas, úlceras y trastornos hemorrágicos, como la hemofilia, lo que los convierte en candidatos naturales para la investigación de estos trastornos. Los gatos comparten algunos problemas de visión con los humanos. Gracias a estos modelos aprendemos cómo la enfermedad afecta al organismo, cómo responde el sistema inmunitario, quién se verá afectado, etc.

Al tiempo que contribuyen en nuestro conocimiento de las enfermedades, los modelos animales también permiten a los investigadores explorar posibles terapias de formas que resultarían imposibles en los seres humanos. El estudio de los mecanismos de la enfermedad en los modelos animales conduce directamente al desarrollo de nuevas tecnologías y medicamentos que benefician tanto a los seres humanos como a los animales.

Por ejemplo, la cirugía que daña una sección determinada de la médula espinal en ratas da lugar a síntomas como los apreciados en pacientes humanos con daños similares en la médula espinal. Estos modelos animales ayudan a los investigadores a entender lo que ocurre en el organismo después de este tipo de daños y se han utilizado para el desarrollo de nuevas terapias.

Avances recientes en la tecnología genética han permitido el desarrollo de animales transgénicos, que tienen nuevos genes insertados en su ADN, lo que les permite desarrollar enfermedades humanas que naturalmente no les afectan. En particular, esto ha permitido que el ratón se tome como modelo de muchas enfermedades humanas que anteriormente resultaban difíciles de estudiar.

Read more

Read less

Back to the top

Para desarrollar y testar potenciales formas de tratamiento

Una vez que los investigadores tienen más conocimientos acerca de una determinada enfermedad, los animales se utilizan para desarrollar y testar estas potenciales terapias como parte del proceso de investigación aplicado. Por ejemplo, se han desarrollado medicamentos para la enfermedad de Parkinson utilizando modelos animales con síntomas inducidos similares a los del Parkinson. Este tipo de modelos son una parte esencial de la aplicación de la investigación biológica a problemas médicos reales, permitiendo la identificación de nuevos objetivos para la intervención de la enfermedad. Los datos de los estudios con animales son esenciales antes de poder testar nuevas técnicas terapéuticas y procedimientos quirúrgicos en pacientes humanos.

Las herramientas de diagnóstico como los escáneres y los implantes, como los marcapasos o las prótesis de cadera resultan seguros y efectivos solamente porque se desarrollaron y testaron con animales. Muchas técnicas quirúrgicas, como la cirugía a corazón abierto y los trasplantes de corazón, se deben a métodos y equipos que se han desarrollado utilizando animales.

Read more

Read less

Back to the top

Para proteger la seguridad de las personas, de los animales y del medio ambiente

Los nuevos medicamentos necesitan ser testados, porque los investigadores deben medir tanto los efectos beneficiosos como los nocivos de un compuesto sobre un organismo completo. Inicialmente un medicamento se testa in vitro, utilizando tejidos y órganos aislados, pero desde un punto de vista jurídico y ético también debe testarse en un modelo animal apropiado antes de poder realizar ensayos clínicos con seres humanos.

Los ensayos con animales proporcionan datos sobre la eficacia y seguridad. No solamente identifican posibles problemas de seguridad, sino que también determinan las dosis que se administrarán a voluntarios y pacientes durante los primeros ensayos con humanos.

La realización de ensayos con animales también sirve para proteger a los consumidores, a los trabajadores y al medio ambiente de los efectos nocivos de los productos químicos. Todos los productos químicos de uso comercial o personal deben testarse, a fin de entender su efecto sobre las personas y los animales expuestos a los mismos. Los productos químicos que utilizamos habitualmente pueden acumularse en el agua, en el suelo o en el aire que nos rodea y es necesario estudiar en profundidad su posible impacto sobre el medio ambiente.

Read more

Read less

Back to the top
Main menu
Select a language
Search
Loading