Teoría del germen de la enfermedad

silkworm
© Michael Cook, www.wormspit.com. Distributed under a creative commons licence.
La demostración de la teoría del germen de la enfermedad fue el máximo logro del científico francés Louis Pasteur. No fue el primero en sugerir que las enfermedades estaban causadas por organismos microscópicos, pero esa opinión era polémica en el siglo XIX y se oponía a la teoría aceptada de la "generación espontánea".

Pasteur se propuso entender el proceso de fermentación y pronto advirtió que el alcohol del vino era producido por una levadura que vivía en la piel de las uvas. Durante la fermentación la levadura tenía un aspecto aparentemente sano y en gemación bajo el microscopio, pero se formaba ácido láctico y el vino se convertía en vinagre cuando se apreciaban otros microbios entre las células de levadura. Otros análisis del vino demostraron diversas moléculas orgánicas complejas, algunas de las cuales eran capaces de rotar el plano de la luz, una propiedad de los compuestos producidos por organismos vivos.

A través de varios experimentos, Pasteur demostró que la fermentación precisaba del contacto con el polvo del aire. Entonces Pasteur concentró su atención en la salud de los gusanos de seda, que producían seda para la industria textil. Descubrió que los gusanos de seda sanos enfermaban cuando anidaban en el lecho de los gusanos enfermos. En este estudio Pasteur descubrió que el entorno afectaba directamente al contagio y que la propagación de la enfermedad se podía controlar mediante la esterilización. Sus estudios con la levadura habían demostrado que los microbios podían estar suspendidos en el aire y observó que estos dos estudios se podían aplicar directamente a la transmisión de la enfermedad en seres humanos. Habló sobre este tema en la Academia de Medicina de París y, a pesar de que sus ideas radicales solamente fueron aceptadas por unos cuantos médicos, sus recomendaciones se tradujeron en la introducción de técnicas quirúrgicas estériles.

La prueba final de la teoría del germen llegó cuando Pasteur fue capaz de cultivar el bacilo del ántrax en un cultivo. A pesar de que el ántrax había sido aislado por Robert Koch, quienes se oponían a sus teorías pensaban que las esporas que encontró podían haber estado confinadas en su medio de cultivo. Pasteur colocó una gota de sangre de una oveja que estaba muriendo por ántrax en un cultivo estéril y dejó que creciesen los bacilos. Repitió este proceso hasta que no quedaba nada del cultivo original en la placa final. El cultivo final producía ántrax al ser inyectado en una oveja, demostrando así que el bacilo era el responsable de la enfermedad.